ALAIN “El Clarividente” Anna Sobero descubre que La Vida y la Muerte es…

Alain “El Clarividente” a todos les deja saber sobre los espíritus que los acompañan y los mensajes que le dan para cada uno de ellos, permitiéndoles vivir momentos impactantes en cada uno de los casos. Alain “ El Clarividente” recibe en nuestro estudios a la Actriz Anna Sobero Alain gracias a la intermediacion de su fallecida Abuela logra conectarse con el espíritu de este maravillosa Actriz, Anna logra conectarse con una experiencia única, un momento mágico que el se dispone a compartir junto Alain en este programa.

Anuncio

Alain Pupo nació en una modesta familia de La Habana, Cuba. Minutos después de que nació, en noviembre de 1971, su corta vida estuvo en riesgo luego de sufrir una caída que lo dejó al borde de la muerte. La enfermera que lo llevaba en sus brazos tropezó con unos cables, y el pequeño Alain cayó al suelo. Alain fue llevado de inmediato a cuidado intensivo donde le ataron las manos para que sus clavículas salidas regresaran a su posición. Pero a pesar de los esfuerzos de los médicos, el corazón del pequeño cesó de latir. La gente cuenta que esa noche en el hospital Vedado ocurrió un milagro a las cinco de la mañana cuando todas las luces de pronto se encendieron, el sonido de los tambores que retumbaba como un corazón llenó los pasillos y el llanto fuerte de un niño regresando de la muerte se escuchó. Todos fueron a ver lo que pasaba, y encontraron al pequeño Alain con sus clavículas en posición normal y sus brazos desatados con las manos abiertas a su lado. Habiendo tenido su primera visión a los seis años, Alain supo que podía conectarse con los espíritus. Por el hecho de reconocer su don a una temprana edad, el pequeño Alain vivió una etapa difícil, pero a través de los años aprendió a controlar la situación. Alain recuerda a su padre diciéndole “no sé que pasa con Alain… Es el niño que más llora y también el que más ríe”. Las tristezas de estos espíritus lo hacían llorar y las alegrías reír. Con el tiempo Alain aprendió a manejar este don, ya que estaba fuertemente influenciado por las emociones de los espíritus. Mientras seguía en Cuba, Alain se dedicó a aconsejar a las personas. “Para el mundo seremos algo, pero para Dios somos el mundo.”

Producido por: WEYCE PRODUCTIONS LLC.